jueves, 25 de julio de 2013

TÚ Y YO


T ú y tu, pronombre y posesivo
que infringe las normas de mi yo
y me abre los ojos a otros mundos
Tú, que tú soy yo y sin ese tú
             yo no soy
Tu, tuyo, que mío nada es
ni siquiera tu yo que es tuyo
Y yo que soy tú, tuyo soy
     Tú
          yo
              tu yo
                       mi tú
Todo una sola pieza
Yunta de amor

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

domingo, 9 de junio de 2013

EN EL COCHE


Aquel último día
no quisiste pasar al asiento de atrás
y el freno de mano y la palanca de cambio,
se convirtieron en una incómoda frontera.
El vaho en las ventanillas
era el sudor de mi ansiedad
y la luz amortiguada del techo
la sombra acechante de tu adiós.
El volante se empeño en permanecer,
como una mala digestión que no desaparece,
con su columna insistiendo en golpearme las rodillas
inquietas en su urgencia de encontrarse con las tuyas.
Hablamos mucho rato
con ese tono impregnado del dejo amargo
de quien declama su propio epitafio.
Callamos los dos
porque, con la pérdida de su sentido
las palabras se habían desmayado.
Y nos quedamos mirando el parabrisas
como a la pantalla de cine improvisada
con alguna tela blanca y arrugada
que muestra un reportaje de paisajes
con colores capturados en blanco y negro.
Al final y sin apenas movimientos
el beso fue largo, lánguido,
denso, como la harina amasada
que se queda entre los dedos y las uñas.

De la despedida.... si la hubo…. no me acuerdo.

A veces....
regreso a ese coche viejo y polvoriento
con los asientos rotos y vencidos hacia atrás
y las ruedas con los pulmones desinflados
que permanece estacionado perpetuamente
en el garaje de un recuerdo recurrente en mi memoria
©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

jueves, 16 de mayo de 2013

SINVIVIR

Sin vivir vivía en ella
en la añoranza de sus besos
en su ternura persistente
en el aire de su verbo

Sin vivir morí por ella
por el tacto de sus labios
por el brillo de sus ojos
por el eco de su voz

Y muriendo y reviviendo
sin vivir y sin morir
resucitando a cada encuentro
falleciendo en sus ausencias

Soy un muerto y un no muerto
un cadáver del recuerdo
un viviente en sus palabras
un durmiente en su aposento

Fallecido y no nacido
redivivo y neonato
muero vivo, vivo muerto
a la espera de sus besos

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

jueves, 28 de marzo de 2013

El silencio de la madera

No tenía pasado del que arrepentirse
ni futuro en el que pensar
El presente era de silencio absoluto
en él, era una abstracción de si mismo

La piel fina, curtida por miles de caricias
solo devolvía frío y más silencio.

Cuantos han gritado a tu indiferencia
pero siempre miras hacia abajo
a tus pies llagados, con la vista vencida.

En fin, no es culpa tuya, es de ellos.
siempre lo he dicho, ¿Qué quieres?
¿Que te conteste un trozo de madera?

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

viernes, 15 de marzo de 2013

ICTUS DE AMOR














Desde adentro de la piel
desde debajo de esta carne empobrecida
desde el hondo en que se apoyan estos huesos
te amaré

Con el empeño con que late el corazón
con la constancia del flujo de la sangre
con la cadencia que afuellan los pulmones
te amaré

Y si ves que algún día desfallezco
que al mirarte mis ojos no te ven
que mi boca no te nombra a cada instante
y mis manos yacen yertas, sin pulsión

no te inquietes vida mía, no te inquietes
es que estoy sumido en trance por tu amor

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

miércoles, 27 de febrero de 2013

CONQUISTANDO EL HORIZONTE



La inspiración llega siempre del mismo lado: De quien te quiere.

En el renglón de la opulencia
en el horizonte vertical de tu figura
en las tildes de la leche y el calostro
en el álveo que pulsa el corazón
en la línea prieta que hipnotiza mi mirada
perderé los ojos y la vista y el sentido
y probablemente el juicio y la razón

Deja que repose mi cabeza en la cañada
y al ritmo del latido en ti me pierda
y al ritmo del latido, en ti me encuentre

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida

viernes, 8 de febrero de 2013

Crisis Poética I


Se queda entre los dedos la palabra, palpitando,
como el pecho desbocado de un jilguero
sin canto, sin gorjeo.
Muda, vive apenas un segundo
y estrangulada en la fuerza de la mano
se le escapa el sentido que tenía.
Al poeta le han puesto un sobrenombre
"Asesino de palabras"
Sus cadáveres se hacinan en orden alfabético perfecto
cruel compendio, diccionario convertido en el escarnio
de mis ojos y unos versos como estos
nunca escritos

©Todos los Derechos Reservados. Obra Protegida